Consejos para alquilar tu vivienda

Alquilar una vivienda tiene numerosas ventajas.  Rentabilizar la inversión que supone una compra de un inmueble o ayudar al pago de la hipoteca son algunas de las principales razones que animan a la persona a embaucarse en el mundo del arrendamiento.  Sin embargo, son muchos los propietarios que tienen miedo a correr los riesgos que muchas veces conlleva dejar nuestra casa en manos de otros: morosidad, desperfectos en la vivienda, tiempo invertido en el procedimiento…  son algunas de las trabas que encuentra el propietario para alquilar su piso.

Conocer a nuestro inquilino es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en el proceso de alquilar con seguridad nuestra casa.  El propietario puede solicitar su nómina o contrato de trabajo, con el fin de comprobar la solvencia del arrendatario.  También puede exigir un aval (tercera persona que asume los impagos del inquilino).  Esto nos ayudará a seleccionar al mejor inquilino y nos evitará futuros quebraderos de cabeza.

Otro de los inconvenientes a la hora de alquilar es la pérdida de tiempo que debemos asumir para gestionar el alquiler.  Muchas comunidades autónomas y ayuntamientos cuentan con un servicio público a disposición de los ciudadanos para intermediar en el alquiler con una serie de garantías para ambas partes.  El propietario delega las responsabilidades en estos organismos oficiales a cambio de ofrecer su piso a un precio más económico que en el mercado.  A largo plazo, el beneficio será mayor para el propietario.

Esta entrada fue publicada en Consejos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>