Los bancos tampoco pagan la cuota de la comunidad

Los típicos enfrentamientos en las comunidades de vecinos por el impago de las cuotas, se extienden ahora a los bancos. Estas entidades han multiplicado el número de pisos en su propiedad, bien por los desahucios  o bien por no haber conseguido venderlos. Por una u otra razón, los vecinos exigen el pago de esa cifra mensual que sirve para el mantenimiento y conservación de los bienes comunes: ascensores, jardines, piscina…

Varios estudios que se han hecho en torno a este tema confirman que la deuda de los bancos en concepto del pago de la comunidad asciende a los 256 millones en toda España. Se han dado incluso casos en los que la mayoría de pisos de un edificio corresponden al banco, por lo que son muy pocos los vecinos que corren con los gastos de toda la comunidad. Esta cifra se desglosa por comunidades y provincias, haciendo que por ejemplo Albacete tenga una deuda en concepto de impagos de la cuota de la comunidad por parte de las entidades bancarias de 14 millones de euros. Esta misma cantidad se repite en toda Castilla y León, mientras que a la ciudad de Valladolid le corresponden tan sólo 3 millones de euros correspondientes a las cuotas no pagadas por parte de los bancos lo que representa el 16,6%, mientras que las deudas de las constructoras ascienden al 47% y la de los particulares al 36,4%.

El tiempo que se prolongan estos impagos puede ampliarse hasta incluso años, afirma en una carta a la Asociación Española de Banca, Salvador Diez, Presidente del Consejo General de Colegios de Administraciones. Llegan a denunciar desde este Consejo que muchas familias han llegado a perder su casa por no poder hacer frente a los pagos extraordinarios que tienen que hacer por el impago de las cuotas de las entidades bancarias.

Estas cantidades que no se ingresan en la cuenta de la comunidad está provocando que se dejen de lado reformas necesarias en el edificio, lo que tiene como consecuencia directa, el envejecimiento prematuro de la construcción.

Por otro lado, se recomienda a los compradores de pisos pertenecientes al “banco malo” que antes de adquirirlo, pidan toda la información sobre las escrituras y el estado de las cuentas. Si no se presta atención a estos pequeños detalles, el comprador puede adquirir una vivienda con deudas y estar obligado a hacerse cargo de ellas.

 

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>