El scoring, la maquina que concede hipotecas

Los empleados de los bancos han perdido la capacidad de conceder préstamos e hipotecas. Su función actual consiste en trasladar los datos que el cliente les proporciona al ordenador y este, da una respuesta.

Los scorings o maquinas con sistemas de decisión son los encargados de valorar las características del cliente y decidir la concesión o no de la hipoteca.

El sistema de estos programas es complejo pero su funcionamiento básico se basa en predecir dos conceptos fundamentales para determinar el riesgo que asume el banco.

En primer lugar, la capacidad de pago. En este punto, analiza los ingresos, deudas y gastos del cliente utilizando un ratio de endeudamiento y la renta disponible del mismo, en este ultimo apartado se tiene en cuenta si se tienen otros préstamos, el numero de miembros de la familia, edad, trabajo…

Y en segundo lugar, la propensión de pago, es decir, la voluntad de pagar. Utilizando variables como el tipo de contrato, el estado civil, los ingresos y la edad de los mismos se puntúan de maneras diferentes para conocer la predisposición del mismo para devolver el dinero prestado.

Después de la valoración de cada nivel, se da una puntuación. Todos los bancos tienen un punto mínimo que el cliente debe superar si pretende adquirir ese préstamo o hipoteca.

En muchas ocasiones, la intervención de los empleados también se manifiesta importante. Por ejemplo, las hipotecas, hacen referencia a grandes cantidades de dinero y deben contar con un respaldo o aval. Por motivos de complejos como estos se incluyen zonas grises o niveles de duda donde el expediente es revisado por un analista de riesgos, que decidirá la concesión final de la hipoteca.

Si una vez introducidos los datos al scoring, se obtiene una respuesta negativa, podemos conocer el porqué de la misma, el empleado del banco puede conocer que niveles ha dado cada ratio que se mide en la prueba de riesgo. Desvelando si aportamos pocos ahorros para la compra de la vivienda, si esta se encuentra ubicada en un lugar que el banco considera como punto negro o sí la permanencia en el puesto de trabajo no es suficiente como para conceder el préstamo.

Conociendo cuales son los puntos débiles de nuestro perfil ante el chequeo del scoring podemos buscar una solución que nos permita poder optar a la validación de nuestra petición.

 

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El scoring, la maquina que concede hipotecas

  1. Eneko dijo:

    Por favor, utilizad “sí” correctamente. La mayoría de los “sí” que figuran en este artículo deberían ser “si”, sin la tilde. El “sí” con tilde es de la afirmación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>