La dación de pago, rentable o no rentable

La situación actual de impagos de hipotecas ha llevado a muchas personas a tener que perder su vivienda por la imposibilidad de hacer frente a la deuda contraída con el banco para poder ser propietarios de un inmueble.
A pesar de no ser propietarios y entregar las llaves de su hogar a la financiera, muchos aun continúan teniendo que pagar por aquello que ya no tienen.
Como solución a esta controvertida situación, surge lo que conocemos como Dación de Pago. Este método consiste en entregar el bien hipotecado a la institución y finalizar el proceso de deuda.
Requiere de un acuerdo que la institución debe aprobar además de unos cuantos requisitos, como estar al día con los pagos de luz, agua, Comunidad de Vecinos y el IBI.
El procedimiento conlleva una tasación del bien, cuyo costo esta a cargo de la persona que suscribe la hipoteca. Una vez ha sido valorado el bien, el Banco puede aceptar o no la dación. En caso de ser afirmativa la aceptación debe existir una escritura pública que certifique este negocio.
La devolución del piso puede liberar de la deuda bancaria, pero en muchas ocasiones hay que pagar impuestos muy grandes.
El problema se encuentra en que, algunas administraciones interpretan esta entrega forzada como una venta con plusvalías, por lo que obligan a pagar impuestos añadidos.
En el momento de calcular la plusvalía, los Ayuntamientos se basan en una fórmula que tiene en cuenta la referencia del catastro, el precio de la compra de la vivienda, el de la venta y la antigüedad de la misma.
Sí las personas que se ven obligadas a recurrir a esta solución lo hacen porque no tienen dinero suficiente para afrontar pagos, cómo podrán optar a la misma sí deben de desembolsar un alta suma de dinero para realizarla.
Algunos consistorios de Cataluña han decidido perdonar la plusvalía en estos casos de dación, pero aun así han de sumarse otros desembolsos como los intereses por demora y los gastos notariales.
El Ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció un decreto en Febrero en el que se preveía la condonación de los impuestos derivados de las daciones de pago, aunque las condiciones para acogerse a la misma son muy restrictivas siendo muy pocas las personas que puedan optar a su realización.
En los casos en los que el banco no se haya adherido al código de buenas prácticas o sí el crédito hipotecario se refiere a una vivienda que supere los 200.000€, la dación no podrá realizarse, tampoco se realizará sí la vivienda esta gravada con cargas posteriores o sí el deudor, su cónyuge o hijos están empleados o son autónomos entre otras restricciones que se ponen para poder hacer práctica de esta solución.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>